5 de mayo de 2010

SENTIR

Yanci Villa Calvo-"Xochimilco"

La vida se volvió un mar de colores, de marcas en los rostros, de historias que narrar, revisar, que volver a sentir... aún me conmueve la mirada de aquel anciano en su puerta, esperando al tiempo cada tarde; aún me estremece el cantar de las aves que me regresan a la realidad cada mañana; también aún me revive el atardecer que se plasma cual oleo en un mural multicolor; me complace de igual forma las sonrisas de los niños en cada rincón de los caminos andados... cómo no sentir la vida que palpita tras cada una de aquellas imágenes.

Interminables historias se construyen cada día en esta tierra...hoy, siempre es un buen día para revalorar el sitio y las vidas de este lugar.

Contemplando historias a distancia, aprendiendo de cada una.

Viento en la quietud de un viaje en trajinera/Canal de Apatlaco

3 comentarios:

El sagrado retorno a uno mismo dijo...

hoy comprobé de nuevo , lo mágico que tiene xochimilco por contarnos en sus calles, gente, en su vida...

juan_santiago dijo...

contemplando historias a distancia.aprendiendo en lo que de nosotros se refleja en ellas.como un oleo multicolor cantando a tientas.lo que construimos con esta incertidumbre.con esta infinita incertidumbre.la vida es eterna.el universo brilla.

Marisol dijo...

ah, pero que bien se siente imaginarse por esos lugares, ya mero ando por allá, ya se estraña el sur del distrito, ya casi 10 añitos de no caminar con calma, de no subirme a una trajinera no no no ! me llevas me llevas ??? Te quiero y extraño.