7 de julio de 2012

COMPAÑERO


                                       Jiutepec Morelos. 2011.  Árbol.

Se permite ser árbol cada una de sus noches,
para que sus hojas acariciadas por el aire vuelen alto,
vuelen sin freno alguno.
Se siente en cada extremidad el paso del clima implacable,
de los siglos sin tregua en cada linea de sus ramas,
de esos brazos múltiples, fraternales.
Todo inicio en algún instante de gran fortuna,
un segundo plagado de vida uniéndose con la tierra,
llevando consigo raíces, trazando su historia.
Compañero verde, de savia noble,
de tonos claroscuros que se plasman en su tenue andar.
Árbol de esta vida, tan fuerte como los tuyos,
tan grato en esta breve historia en cada humano,
un hermano para los que saben observarte hoy siempre serás. 

travis/follow the light

1 comentario:

Marco S dijo...

Yo creo que nada te abraza con tanta honestidad como lo hace un árbol