7 de junio de 2012

UN TIEMPO AL TIEMPO




Siempre suspiraba cada que su tarde se despedía,como si fuera la última por ver,
la que había de resguardar entre las paredes de su memoria. Sus mañanas, cálidas cuando así debían ser, y frías, así se vivían; un despertar para no volver a cerrar los ojos, para no perderse ningún fragmento de su día.
Devorar los sutiles e intensos colores que se fijan en cada nuevo panorama, en cada espontáneo rostro que cruza su vereda, su mirada. Observarse a distancia mientras se abandona al aire, al trinar de las aves, a cualquier sonido, que distraído, encuentra en su escucha su mejor escenario.
Amargo, cítrico, dulce y todo un encanto a su destino paladar, que cada día aguardaba por verse sorprendido ante nuevos sabores visitantes. Los aromas arribaban a otro destino con la grata certeza de que jamas volverían a conjugarse y otorgar tanta alegría.
Así la vida con todas sus gratas texturas transcurría, en esa vida, un latir que se despedía cada día de esta manera de vida, un latir que se renovó cada que iluminaba su vista.

A la conciencia de tu existencia.

Panorama verde con aroma a brea.

2 comentarios:

Marco S dijo...

porque lo bello perdure siempre

JUANSI MAPU dijo...

Así son las gratas texturas de la sencillez !! Estamos hechos de un modo tan maravilloso que cada pequeño detalle sostiene toda la vida... de un modo tan torpe que olvidamos el rito de esa vitalidad. De a poco y dolorosamente vamos abriendo los velos de olvidadiza insignificancia para darnos cuenta. Pero de a poco :/ Te dejo un Bezooo !! Y te cobro un comentario en mis notas de facebook. Siento que me haces falta (No por la Cantidad sino por la "Calidad" con que me nutres. Y tambien por la sensación de comunicación, de compañía). Te re adoro Bel Eterna ´:)