31 de julio de 2010

PROCESO . PACIENCIA


Si cada día cae dentro de cada noche,
hay un pozo donde la claridad esta encerrada.
Hay que sentarse a la orilla del pozo de la sombra
y pescar luz caída con paciencia.

"El mar y las campanas" Pablo Neruda.

Fue en cada una de las tardes azarosas de un otoño, en los rayos pálidos del Sol, en las Hojas quebradizas extraviadas en la Tierra, en cada Nube que viajó con el frío Viento... ahí fue donde se abrieron rumbos distintos, trayectos que marcaron una historia de vida. Un vuelco que hizo mas pleno el andar, en un principio siempre es complejo entender esos vuelcos necesarios; ese acto agudizó los sentidos, amplió los horizontes ...

Siempre visitan a cada Vida esos momentos medulares, un poco de impulso del propio corazón, un poco de la propia Vida plena de Vidas, tan llena de sí.

Era noche con Viento de otoño, con hojas secas en el camino... solo cerré los ojos, y dí unos pasos.

...los sentidos se agudizaron.

Gracias.


Air/Andre Rieu

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Las hojas y el otoño son tus entrañables compañeros, siempre presentes en el camino de tus labios, de tus ideas, de tu andar.

Seguro que el otoño, con su mágico aroma de tejocotes maduros, te envolverá nuevamente con un mensaje de esperanza... sólo espera... ten paciencia.

Airam dijo...

Dentro de usted esa música
de violin se suspende
entre cada nota de sus pasos.
Camine tocando el Otoño
vertido en su venas
por el marrón de sus hojas.
Saludos RS

El sagrado retorno a uno mismo dijo...

Me gusta pisar ojitas muertas en Otoño...