10 de octubre de 2009

AQUÍ Y AHORA

Vi caer una hoja de un árbol desde el momento justo que se desprendió, pensé en lo bueno que fue ver eso; enseguida una niña que imagino aprendía a manejar en su triciclo me pedía permiso emocionada por su trayecto, mi mirada corrió de frente y leí un letrero que decía “no pisar” sobre una acera que tenia cemento fresco, y fue tan curioso ver pasar en ese preciso minuto a un perro que dejaba sus huellas posiblemente para siempre, me reí, pero sobre todo me quede sorprendida de todo lo que puede ocurrir en cualquier momento durante los días y que pueden pasar desapercibidos por mis pensamientos dirigidos a un ayer o al mañana, es tan injusto condenar al vacío a este presente tan medular, tan plagado de viento, colores intensos, sonidos graves y agudos, rostros que pasan frente a nosotros y que probablemente nunca volvamos a ver, olores que pueden ser de esos que en algún futuro puedas recordar…
Esta propuesta de vivir el presente me la mostró una maestra de una clase llamada valores y actitudes hace 12 años, con sin fin de ejemplos nos dejo reflexionando sobre cómo a veces desperdiciamos nuestros 5 sentidos en las 24 horas del día, en este minuto tan solo. Con todo y el ritmo de la vida, no olvidaré practicarlo en lo que resta del día.
Me pregunto esta noche en dónde estoy, la respuesta es: estoy aquí donde decido estar, en este irrepetible instante.

El poder esta en el presente.

Eterna
no ordinary morning/chicane

4 comentarios:

Mar Koan dijo...

a mi me paso algo asi, iba caminando por Reforma, me detuve a amarrar mis agujetas, y zas, en frente de mi una hoja acariciaba el viento mientras caiga

juan_santiago dijo...

... el presente es la única

realidad ... luego de un in

stante de presente pasado :)

¿existirá el destino? .....

no lo sé, pero el solo pen-

sarlo hace que la hoja sea

parte de algo mucho mayor; y

por lo tanto, eterna XD ...

.............. BESOS BEL <3

Anónimo dijo...

Ay buenos y malos días, pero siempre debe haber reflexión.

Los buenos días te dan "felicidad", tranquilidad, confort, los malos te dan experiencia, aprendizaje y te hacen más fuerte. Pero por encima de todo, lo importante es que ambos se convierten en palabras, líneas, párrafos y capítulos en el libro de tu vida.

Y ese libro sólo tú lo puedes leer.

Anónimo dijo...

Que claridad de pensamiento, recuerdo a un amigo haberme dicho eso en un día significativo; sorprende que a lo largo del tiempo las personas cambien tanto, pero la claridad y elocuencia deben seguir, si no, es como un auto sin buenos limpiaparabrisas... te impide ver claramente que hay afuera y que te entiendan desde allá...