19 de octubre de 2010

LA VIDA TODAVIA




Siempre un instante de silencio conciliador te puede salvar de la apatía, de la indiferencia ante toda esta energía.La vida es tan hermosa...entre actos de amor constantes

2 comentarios:

El sagrado retorno a uno mismo dijo...

Dar, es amar... Como fruto, como flor colorida.

juan_santiago dijo...

ojala todas las vidas se vivieran asi: entre actos de amor constantes.Un abrazo enorme <3